Últimos Posts

ÁFRICA Y EL FASCISMO

Artículo publicado en la revista Sigfrido de Marzo de 2016

Contexto y breve historia de las colonias

Somalia fue la primera colonia italiana, fue establecida en el sur entre 1889 y 1890, inicialmente como protectorado. En junio de 1925 la esfera de influencia italiana se extendió a los territorios del Jubaland y las Islas Juba, hasta entonces parte de la Kenia inglesa, que fue cedida como recompensa por la entrada en guerra al lado de los Aliados durante la Primera Guerra Mundial. Italia ocupó en 1940 la Somalia británica hasta su “liberación” en 1941.

La Eritrea Italiana, fue establecida Paralela a la penetración en Somalia, en 1889, y fue objeto de largos episodios sangrientos (Batalla de Dogali, Batalla de Adua) con la vecina Etiopía. La colonia de Eritrea dejó de ser italiana en 1941.

Abisinia (actualmente Etiopía) fue conquistada por las tropas italianas, comandadas por el General Pietro Badoglio después de la Segunda Guerra Ítalo-Etíope (1935–1936). La victoria fue anunciada el 9 de mayo de 1936, el Rey de Italia Víctor Manuel III asumió el título de Emperador de Etiopía y Mussolini el de Fundador del Imperio. Con la conquista de Etiopía, las posesiones italianas en África oriental (Etiopía, Somalia y Eritrea italiana) fueron unificadas bajo el nombre de África Oriental Italiana (AOI), y fueron gobernadas por un Virrey. Desde entonces inició el sueño de Mussolini de enviar campesinos italianos a Etiopía para transformar el territorio en un importante centro económico. Sin embargo, como miembro de la Sociedad de Naciones, Italia recibió la condena internacional por la ocupación de Etiopía.

La Libia italiana comenzó a construirse en colonia después de la breve Guerra Ítalo-Turca contra el Imperio otomano en 1911, cuando Italia adquirió el control de Tripolitania y de Cirenaica, obteniendo el reconocimiento internacional después de los acuerdos del Tratado de Lausana. Las miras italianas sobre Libia, fueron apoyadas por Francia, que veía con buenos ojos la ocupación de aquel territorio con objetivos anti-británicos. En 1934, Tripolitania y Cirenaica fueron reunidas por el gobernador Ítalo Balbo para formar la colonia de Libia, Balbo hizo prosperar a su colonia asentando muchos colonos italianos en villas y ciudades construidas para ellos. En 1940 había casi 120.000 Italianos en Libia, o sea el 13% del total de la población. Balbo creó nuevas pequeñas ciudades para el desarrollo agrícola del norte de Libia por parte de estos colonos. Italia perdió el control sobre Libia cuando las fuerzas ítalo-alemanas se retiraron de Túnez en 1943. Después del final de la guerra, Libia fue devuelta al protectorado italiano brevemente, y obtiene definitivamente su independencia en 1951.

Tras la conquista de Etiopía (1936), se acuñó la expresión Imperio italiano, que abarcó las posesiones coloniales controladas por la Italia fascista en África y en el Egeo[1].

Infraestructura,  progreso y abolición de la esclavitud

Muchas obras de infraestructura fueron concebidas por los italianos, entre ellas la carretera entre Asmara, Addis Abeba y Mogadiscio y el ferrocarril de Eritrea. Como ya he mencionado antes, Mussolini envió miles de colonos italianos a desarrollar las áreas agrícolas. El proceso de colonización también fue objeto de un ambicioso proyecto de modernización, todavía hoy la capital de Etiopia, Asmara, ostenta diversos edificios y monumentos como testimonios de la obra italiana, se construyeron hospitales, leprarios que tenían como fin evitar la propagación de esta peligrosa enfermedad en el imperio y a su vez impedir que llegara hasta Europa, los vencedores luego dirían que estos leprarios eran campos de concentración y exterminio de disidentes africanos, también construyeron centros educativos con ayuda de instituciones eclesiásticas y de la Cruz Roja Internacional, entidades que observaban y ayudaban codo a codo con los italianos, para mejorar la calidad de vida de los habitantes, durante este tiempo en comparación con el resto de países que integraban el continente africano, en realmente muy poco tiempo, algunos  territorios del imperio pasaron de ser países pobres de la región a tener una de las menores tasas de mortalidad del continente.

Antes del Fascismo las monarquías africanas financiadas por Francia e Inglaterra, se sostenían mediante la esclavización de sus propios ciudadanos, que eran utilizados como animales de carga o vendidos a países como Turquía, uno de los actos más importantes del imperio, en cabeza de Mussolini, fue la abolición de la esclavitud y la prohibición de la venta de ciudadanos del imperio, el régimen también les dio el respeto que merecían, de hecho, muchos viajaron a Italia y recibieron formación en los grandes centros educativos financiados por el estado[2].

Segunda Guerra Mundial, el mito del supremacismo alemán e italiano

En estos párrafos citaré tanto a Italia como a Alemania, aunque para esta fecha Alemania no tenía colonias en África,  pero creo totalmente necesario contextualizar al lector con este espinoso tema, la raza, tanto del lado del Fascismo como del Nacional Socialismo, un tema que hemos tocado un sin número de veces pero que hay que analizarlo desde nuestra perspectiva y entendiéndolo en nuestros términos y no en los que el sistema nos ha impuesto.

Durante la Segunda Guerra Mundial en las campañas africanas hubo divisiones fascistas conformadas por africanos e italianos, en donde blancos y negros se encontraban en las mismas trincheras, luchando conjuntamente por defender sus tierras de los ingleses y franceses; algo totalmente diferente a los americanos donde en sus filas predominaba el supremacismo, ya muy entrada la guerra, en diciembre de 1944, en la batalla de las Ardenas, estos se vieron obligados a tener su primera batalla interracial, sólo por la sorpresa que les dieron los alemanes.

Es un hecho que los africanos veían con muy buenos ojos al gobierno alemán de la época en donde el trato dado por estos durante las batallas en este continente siempre fue humanitario, cordial y justo, a tal punto que los mismos generales alemanes admitirían que de no ser por el desprecio que sentían los pobladores africanos hacia Inglaterra y el aprecio que sentían hacia Alemania, jamás hubieran podido permanecer tanto tiempo en guerra en este continente. Un hecho histórico muy poco conocido es que no solo en África estaban dispuestos a luchar con los países del eje por la justa causa del Fascismo y el Nacional Socialismo, los africanos residentes en Europa y en otros lugares del mundo pusieron su cuota en esta guerra, en el ejército alemán algunos musulmanes de la Freies Arabien eran de raza negra, mientras que en Francia, algunos negros se alistaron en la Legión de Voluntarios Franceses (LVF), misma que luego pasó a formar parte de la 33ª División de Granaderos SS Voluntarios Charlemagne y fueron los primeros hombres negros en usar el uniforme alemán en la guerra. Doce de ellos se alistaron y uno de ellos murió cerca de Moscú, siendo enterrado en la nieve.

También existen registros de un fascista negro llamado Louis Joachim Eugene, (de 40 años en 1942), que sirvió dentro del personal del LVF en 1941. Luego volvió a Francia y se alistó en la organización Todt como Truppführer (sargento), donde supervisaría a los trabajadores. Otro era Norbert Desire, también ciudadano francés alistado en el LVF le fueron concedidas varias medallas, como el "Winterschlachtim Osten" (la "medalla de la carne congelada", así fue apodada) y el Verwundetenabzeichen... En 1944, Desire era el último hombre negro en el LVF. Después de la guerra, Norbert Desire fue condenado por las potencias vencedoras a trabajos forzados[3].

Después de estas líneas quiero aclarar esta idea, descalificando categóricamente, el pensamiento que tienen algunos “nacis” de que Europa durante la época en que los diferentes tipos de fascismo fueron una fuerza política, era el vergel de multiculturalismo que muchos quisieran que fuera hoy, y más aún, una idea que muchos quieren hacer ver como un hecho y antecedente histórico para justificar el genocidio al que hoy se enfrenta el pueblo europeo, quiero ser conciso en estas palabras también para frenar el ímpetu de aquellos que se escudan en estos aspectos para justificar su propia realidad racial y así, equivocadamente, sentirse cercanos a una idea.  Mi objetivo es resaltar el respeto por todas las razas y citando a Leon Degrelle copiaré algunas de sus palabras; ya que son vitales para entender esta parte de la historia, no solo del Nacional Socialismo sino también del Fascismo, en una Italia donde se invitaba al pueblo a ser abiertamente racistas, entendiendo el significado de esta palabra como escribe Ramón Bau: “Considerar que la riqueza y la variedad de culturas y de formas de vida es algo a mantener, y que están basadas en la variedad y riqueza de las etnias del mundo. Y que por tanto esa variedad cultural y vivencial debe ser mantenida mediante el apoyo a la diversidad étnica, no mediante la uniformización racial”. Decía Degrelle: "El racismo alemán ha sido deliberadamente distorsionado. Nunca fue un racismo “anti” cualquier otra raza. Era un racismo pro-germánico. Su preocupación era la de hacer a la raza germánica fuerte y saludable en todo sentido. Hitler no estaba interesado en tener millones de degenerados si estaba a su alcance el no tenerlos. Hoy día uno encuentra un alcoholismo y una drogadicción floreciente en cualquier parte. Hitler se preocupaba porque las familias germánicas fuesen saludables, se ocupaba de que criasen hijos sanos para una nación sana. El racismo germano significaba el descubrimiento de valores creativos en su propia raza, un descubrimiento de su propia cultura. Fue una búsqueda de lo excelente; una notable idea. El racismo nacionalsocialista no estaba en contra de las demás razas, estaba a favor de su propia raza. Apuntaba a defender y a mejorar su raza, y deseaba que todas las demás hiciesen lo mismo por sus respectivas razas". Citó esto porque no solo fue Hitler quien buscó lo mejor para su pueblo, con este artículo descubrimos que también fue la ilusión de Benito Mussolini y no solo para su nación, sino también para sus colonias.

Fin de una era

Los africanos fascistas fueron sistemáticamente eliminados desde 1946 con la “descolonización”, que en síntesis, fue la entrega de territorios a las potencias que solo querían exprimir hasta el último recurso natural y humano de este rico continente, a pesar de que estos pueblos han pedido ayuda muchas veces a las naciones del primer mundo para no caer en las garras del comunismo y de la esclavitud, hoy en día continúan siendo explotados y esclavizados por estas grandes potencias, la izquierda política y el ejército de zombis adoctrinados por la propaganda del sistema se rasgan las vestiduras por el hambre y las guerras que hay en África, culpando al fascismo y al capitalismo de todo esto, estas masas adoctrinadas depositan grandes cantidades de dinero a ONG’s que prometen ayudar, pero que ciertamente se roban todos estos recursos, tristemente, los señores de la guerra se lucran del efecto nocivo que numerosos partidos de izquierda han llevado a cabo en toda África, camuflados como nacionalismos han dejado morir de hambre a sus pueblos para engordar las cuentas bancarias de sus dictadores, han puesto en bandeja de plata a su pueblo para que sirvan de conejillos de indias para probar numerosos virus que causan epidemias de enfermedades extrañas y mortales, todo esto como parte de ese plan para controlar el mundo a través del miedo. Todas las subversiones orquestadas por la izquierda política mundial han dejado a este continente sumido en interminables guerras civiles, en un ciclo de hambre y explotación que pareciera no tener fin, hoy China tiene sus ojos y sus garras sobre esta rica tierra, de donde saben pueden extraer materias primas y recursos para abaratar los costos de producción de sus productos, iniciando en este siglo XXI un nuevo ciclo de colonialismo y desangramiento de uno de los continentes más ricos del mundo.

El proyecto colonial del Fascismo concluyó con la ocupación británica de los territorios sujetos al dominio italiano en AOI. El imperio tuvo su máxima expansión en los primeros meses de 1940, y durante este corto periodo de tiempo podemos afirmar con certeza que las colonias africanas tuvieron su mayor calidad de vida, pero en este sentido también hay decir que el colonialismo en general es un error, hay que dejar que los pueblos se desarrollen por si solos y respetar su espacio vital e identidad,  el colonialismo fue y sigue siendo una forma de explotar los recursos mineros y naturales, no precisamente para el beneficio del territorio ocupado, aunque en el caso del fascismo se aportaron muchas cosas positivas, pero aun así, fue un error ocupar países africanos, es ir contra la diversidad y su respeto, porque no queremos invadir ni mucho menos que nos invadan.



[1]  Datos oficiales tomados de: https://es.wikipedia.org/wiki/Imperio_colonial_italiano
[2] Algunos datos tomados de: http://socialismopatriotico.blogspot.com.co/2016/01/derrumbando-el-mito-de-fascismo-racismo.html
[3]http://es.metapedia.org/wiki/Voluntarios_extranjeros_en_el_ej%C3%A9rcito_alem%C3%A1n_(Segunda_Guerra_Mundial)

No hay comentarios